img img img img

Corporativo

Historia

img

 

Una Historia Llena de Frutos

Nuestro fundador e inventor de Productos Hola del Noroeste, S.A. de C.V., nació en la Ciudad de México y desde joven tuvo una amplia visión de los negocios así como una extrema sensibilidad por el aspecto humano. Estas cualidades las supo combinar perfectamente con un agudo sentido para crear golosinas que simplemente enamoraran al paladar.

 

En 1983, en la Ciudad de Mexicali, B. C. Se desempeñaba como gerente de piso de una empresa local. Al realizar sus tareas en este puesto, identificó que la demanda de salado a granel era muy numerosa; en ese momento nació la idea de procesar frutas en salmuera, mejor conocidas como saladitos.

 

Empezó a trabajar arduamente en el proyecto, invirtiendo hasta 13 horas diarias, realizando pruebas y sesiones de degustación con clientes de la empresa, obsequiándolos primero en bolsitas individuales y posteriormente envasándolos en recipientes de plástico, con 10 a 12 salados con miel.

 

Vendedor nato y de característico buen humor, el fundador de Productos Hola se dedicó a recoger las sugerencias y datos que le ayudaban a mejorar el producto.

 

Por su facilidad para relacionarse con la gente, hizo un hábito el pronunciar la palabra “Hola”, por lo que empezó a llamar “Hola” a los productos que ofrecía, a lo que la gente respondió con agrado y así fue como nació la marca de los dulces más famosos de la región.

 

Posteriormente, ansioso de crear una gran variedad de productos, se le ocurrió la idea de deshidratar ciruelas las cuales fueron bautizadas como “Federicas” por la propietaria de una reconocida cadena de farmacias de la localidad en  donde se vendía el producto. La deshidratación y fermentación de ciruelas y chabacanos no fue un proceso fácil, fueron horas de dedicación, pero lo que le motivaba era la firme convicción, el anhelo y seguridad de triunfar en el proyecto.

 

Dentro de la gama de productos, se encuentra el salado enmielado con chile, que al inicio su nombre comercial fue “Saladé Enmieladé con Chilé”, con lo que de manera simpática buscaba atraer la atención de las personas. A la par de la evolución de esta variedad de salado, creó las otras cinco variedades ya conocidas.


También desarrolló productos en miniatura a los que llamó “Chiquihola”, modalidad que se comercializa en dos presentaciones, en Vitrolero con 36 piezas  y en caja, con 72 piezas.


Este producto, dadas sus características físicas, está enfocado principalmente a los niños. Una vez que contó con esta variedad, rentó un local ubicado en la avenida Lerdo, en Mexicali, B. C. en donde él mismo procesaba, empacaba, distribuía y cobraba.

 

Luego de tener un repunte importante en sus ventas, compró un local ubicado por el mismo rumbo y contrató a las primeras seis personas con las que contó la Empresa para su operación.

 

La empresa se constituyó en Marzo de 1988 con el nombre de Productos Hola del Noroeste, S.A. de C.V., siendo su objeto social la deshidratación e hidratación, tratamiento, así como almacenamiento y transformación de cualquier tipo de frutas, su comercialización y exportación.

 

Ahora, en 2012, Productos Hola sigue su proceso de maduración para consolidarse como líder regional en la industria dulcera y como caso de éxito en materia de exportación; frutos conseguidos gracias al anhelo, esfuerzo y dedicación de su fundador,  de la gente con la que inició el proyecto y el gran equipo de trabajo con el cual cuenta actualmente.